Los Fantasmas del Desierto: Prólogo

23:00, Derbag

La noche recien ha caído sobre la ciudad, los últimos borrachos salen de los bares, la noche ya es profunda, la oscuridad se ha cernido sobre los ciudadanos y los vecinos comienzan a soñar.

16 horas antes, Bellgrass

La base militar del ejercito de Helshim de esa ciudad era de las mas fuertes, pues estaba en la frontera con su eterno enemigo, el Reino de Barl.

Bellgrass estaba bulliendo en actividad, las armas estaban todas cargadas, la artillería se movía de un lado para otro, no había persona sin trabajo en la base en estos momentos, quedaban 11 horas para su partida.

Nadie sabía el por qué de esa decisión tan repentina de la corte del emperador. ¿Por qué lanzar de repente un ataque así? El plan de conquista era muy claro, los plazos muy ajustados. Y una importante restricción, solo podían atacar de noche. Una condición, no podía quedar piedra sobre piedra, ceniza de ceniza, persona viva, sangre sin derramar.

00:00, de vuelta en Derbag

Harry, nuestro protagonista, deambula por la ciudad, raro en el, muy de acostarse pronto, al parecer tarareaba algo, y su melena rojiza ondeaba al viento, algo iba a ocurrir y el lo sabía, pero…. ¿Qué era?

La última luz de la última casa de la Avenida 1ª se apaga. La oscuridad, solo rota por la luz de la luna. Harry, movía las manos cual director de orquesta y su entusiasta tarareo fue repentinamente acompañado por una fuerte explosión.

Harry, lejos de asustarse, siguió con su paseo por la avenida, como si fuese invencible, su secreto, que él lo sabía todo. La explosión fue seguida de otras, cada vez más fuertes, el fuego se hizo en la ciudad, los soldados cargaban, los tiros se cruzaban por la avenida. Los vecinos, ya despiertos, corrían por sus vidas, el griterío se fundía con los tiros, las suplicas, eran ahogadas por las explosiones, y la sangre corría por las calles.

Los cañones no dejaban cimiento hecho. No había pasado una hora y prácticamente toda la ciudad había sido asolada, y Harry, se acercaba al fin de la Avenida 1ª, se acercaba al principio del Desierto de las Lunas. Su tarareo no cesaba, pero nadie reparaba en él.

Era ya la 1 de la madrugada, y en Derbag no quedaba piedra sobre piedra, no quedaba siquiera la ceniza de la ceniza. Los ríos de sangre se fundieron con la tierra. Los cadáveres, reducidos a cenizas, no serian llorados por nadie. Ya nunca. Los ejércitos de Helshim se habían cernido ya sobre el Reino de Barl.

Derbag fue arrasada en 2 horas. Pero esa noche no fue su único objetivo, antes del alba ya habían caído 5 ciudades, todos los poblados de la frontera habían sido arrasados, los campos, ahora estaban salados. El Desierto de las Lunas era un camino directo a la muerte. Y en su corazón estaba Duruhg, la capital del reino. Una ciudad amurallada, rodeada por completo de desierto. El emperador de Helshim tenía claro su objetivo. A Durugh le quedaba 1 semana de vida.

Pero, ¿qué le ha pasado a nuestro protagonista? Harry esta tarareando su alegre canción mientras camina por el Desierto, ¿su dirección? Durugh. ¿Cuanto tardaría? Tenía por delante 2 semanas de viaje, si fuese un hombre cualquiera.

¿Qué es Harry? Eso queda por descubrir. ¿Cómo supo que iban a atacar Derbag? ¿Por qué no lo mataron?

_____________________________________________________

Espero que os halla gustado 😉

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: