Los Fantasmas del Desierto[II]: La marca

Madame Midori estaba aburrida ya que tenían que esperar por culpa de ese espantajo, le hecho una ojeada para ver que hacía y vió que estaba nervioso, y salía una especie de brillo de la manga izquierda.

Harry mientras decidía si entrar o no empezó a notar un ardor en el brazo izquierdo, pero no le dio mayor importancia. Cuando decidió por fin entrar, el ardor del brazo se insoportable, y cuando lo miró, se quedo con la mirada fija en el conmocionado, ¡su brazo estaba brillando!

-¡¿Pero qué demonios?!

Se arremangó la manga izquierda y vio como una marca formaba en su antebrazo, y horrorizado la reconoció al instante. Esa marca…. esa marca…. no podía seguir camino a Durugh, tenía que ir a la Torre del Desierto.

Midori miraba la marca intrigada, pero no quería acercarse, ese espantajo le daba miedo, no iba a ser que le hiciese algo. Pero quería saber que le pasaba.

En un par de minutos la marca terminó de asentarse y dejó de brillar, así que Harry coloco la manga en su sitio y dejo a Midori sin pasatiempo.

 

Se iba a haciendo el día, el sol del desierto estaba en su punto más álgido, Harry, ahogado por el calor, se quitó la chaqueta y la usó para sentarse sobre ella y debatir sobre si entrar o no, Midori, a la sombra de su parasol, se mantuvo pensativa.

-¿Qué será esa marca? -se dijo a si misma-¿Qué se traerá entre manos ese espantajo? No lo sé, pero no puede ser nada bueno, ¡y no va ese maldito descerebrado que vaya a hablar con la princesa! ¡A la princesa!-Mira con desprecio a Harry-. Ya llegará la noche, ya…

Mientras, Harry ya había decidido que hacer, se levantó y se dirigió hacía la puerta del carruaje, cuando la puerta se abrió de golpe, dejandolo en shock.

-¡Otro armario empotrado no!-pensó, justo antes de que este le apartase de un empujon, corriendo hacía atrás.-¿Pero que…?

Fijose en que en el interior quedó solo una bella joven, con un vestido blanco de seda, de tez morena, y cara de sorpresa absoluta, como si hubiese visto un fantasma.

-Perdone…-y dándose cuenta de su error, se puso de rodillas- Su Alteza Real, me había dicho uno de sus guardaespaldas que le comunicase mi situación y….

-¡Oh! ¡Cierto! Levantese y deje las cortesías para otro momento, y por favor, pase buen hombre, que debe ser terrible su situación como para haber huído al desierto.

Harry entró en el carruaje de la princesa Kay, y mientras le contaba lo ocurrido, omientiendo detalles como la marca del brazo izquierdo o su paseo por la Avenida 1ª de Derbag, mientras había una sombra que todo lo oía. Como no, era Midori, que no podía hacer otra cosa que no creer en su historia, algo no encajaba, y ese espantajo se lo iba a contar sí o sí.

-Entonces, ¿usted me esta contando qué ha recorrido un camino de 3 días en una madrugada, que han destruído la ciudad de la que veniamos, y que ha sido el único superviviente?

-Comprendo que no me crea, y se que hay cosas que no encajan Su Majestad, pero esto que estoy contando es cierto, solamente si me pudiese su Excelencia acercarme con su caravana a la Torre del Desierto yo…

-Lo siento, pero eso de momento es imposible, una de nuestras carretas se ha encallado, y no podemos salir hasta que la desencallen.

-Y ¿por eso ha salido corriendo ese desce… quería decir, hombre corriendo?

-No exactamente, ha salido porque dicen haber avistado a un Shrugull.

-¿Un Shrugull?

-Sí, un fantasma del desierto, ya sabe.

-Dicen que solo aparecen cuando algo grave va ha ocurrir…-le cambia el semblante repentinamente-.¿Y dice usted que lo han avistado por los alrededores.

-El primer avistamiento de hoy no, fue a 20millas hacía el Norte, ayer por la noche, a eso de las diez de la noche.

-¿De las diez?-Comienza a pensar-las diez de ayer….. ¡Entonces fue cuando tuve ese extraño sueño!-Y continuando con su interrogatorio- Ha dicho que fue el primer avistamiento, ha habido más entonces debo suponer.

-Si, el segundo hará una hora o así. Cerca de la carreta encallada.

-Una hora….-Y tras escasos segundos pensando exclamó- ¡Ya lo tengo!

-¿Qué es lo que tiene?

-O, lo siento Su Majestad, ya se porqué a aparecido ese Shrugull aquí, se lo podía explicar todo ahora, pero un….

De repente la puerta se abrió de golpe y el guardaespaldas que salió corriendo antes, nada más ver a Harry desenfundó un revolver y apuntó con el a Harry.

-¡¿Quién es y qué hace aquí?!

-Soy… yo….

-¡Pare Sr. Ichi por favor! Este señor ha sido enviado aquí por el Sr. Kai.

-¿Es así?-Matando con la mirada a Harry.

-Sí sísísí

-De acuerdo, disculpe Su Alteza Real-dijo haciendo una reverencia-.

Y entonces Ichi se unió a la conversación, y, tras escuchar un pequeño resumen, ambos vieron la marca de Harry, quedando estupefactos al instante.

-¡No puede ser!-exclamaron ambos a la vez-

Midori, habiendo estado atenta a todo, se dirigió hacia su hermana, que se encontraba dos carretas atrás, justo delante de la carreta encallada.

-¡Zion!¡Hermana! Ya tenemos trabajo para esta noche, tenemos que eliminar a un espantajo que se ha presentado esta mañana.

-¿Un trabajo nuevo dices? Perfecto…

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: