Desmenuzamiento de una “Declaración de Guerra”

Acabo de ver a través de uno de los no pocos grupos de “feisbuc” uno de los posts que más me ha ofendido [1]  por su mal uso de la lógica (ya que, directamente, es un conjunto de falacias más o menos entrelazadas metidas en un formato de carta abierta) y el hecho de que se lance en guerra de lo que el autor llama “Pseudo-escépticos”

Aún sin empezar a leer el post su título ya da miedo “DECLARACION DE GUERRA A LUÍS ALFONSO GÁMEZ Y A SUS PSEUDOESCÉPTICOS PROFESIONALES” Empezamos bien una “Declaración de Guerra” a Luis Alfonso Gámez(con errata en el nombre incluída), uno de los más importantes divulgadores científicos de verdad, no como otros, sino que además a “sus pseudoescépticos”, es decir, niega el escépticismo de las personas que están de acuerdo con él, si no que además los nombra como si de su cuadrilla de matones se tratarán. También cabe destacar que el título está en mayúsculas, es decir, está “gritando” está enfadado/a, en otras palabras, está atacando a quien quiera que se dé por aludido en el grupo de “Luis Alfonso Gámez y sus pseudoescépticos profesionales”.

Tras ese breve análisis del título, comencemos con el artículo. El post comienza con una presentación de la persona a la que va dirigida especialmente el post y una declaración de intenciones.

Se ha producido un ataque directo de Luís Alfonso Gámez a los Congresos de Ciencia y Espiritu y a sus ponentes. Lo tomo como una declaración de guerra. Y aplico el derecho de defenderme y defenderlos, esto no es una guerra “preventiva” como las que hacen otros, es LEGITIMA DEFENSA. Y yo no voy a hacer como JJ Benitez y denunciar a ese elemento, porque quizá aun si lo vuelven a condenar, otro le pague la factura. Voy a utilizar las mismas armas que él utiliza. Adjunto la carta que voy a enviar a muchas personas, a cientos, y que otras personas tambien enviaran, que no le quepa duda.

Esta introducción nos muestra claramente de que pie cojea el autor(por si acaso el blog en el que se encuentra el artículo no lo aclarase ya de por si) mostrándonos la incapacidad del mismo a admitir que esos “insultos” no son más que muestras de la realidad, pues un echador de cartas es igual de timador que la punta de un timo piramidal.

Sigamos con la  carta abierta.

DECLARACION DE GUERRA A LUÍS ALFONSO GÁMEZ Y A SUS PSEUDOESCÉPTICOS PROFESIONALES

No suelo pedir ayuda cuando se trata de ataques personales, aunque yo siempre la ofrezca cuando veo a una persona que es injustamente atacada.

Pero en este caso si os la pido Y A TODOS, dado que esto excede en mucho el ataque personal. Esto es una guerra abierta contra todas aquellas personas que anhelamos saber la Verdad por encima de lo que nos cuentan los políticos, los medios de comunicación lacayos y la ciencia oficialista e inquisidora.

En este primer párrafo ya nos hallamos con, como poco, dos falacias, la primera en hacer acto de aparición es una falacia ad misericordiam que se puede apreciar en las primeras líneas. Poco después, nos alumbra con una bonita falacia ad hominem llamando a la Ciencia como “inquisidora y oficialista” y, por ende, a todos los científicos como inquisidores y aritócratas.

Sabemos que los políticos mienten más que hablan. Lo que muy pocos sabemos es hasta qué punto: atentados de falsas banderas para provocar guerras que siguen abiertas y donde  hoy en día siguen muriendo personas. ¿Por armas de destrucción masivas que nunca se han encontrado? ¿Por proteger a la población? ¡Pero si un 80 % de los que mueren son la población, mujeres y niños, no soldados!, por favor, hay que ser muy ingenuo para no ver la realidad.

Bien, los políticos mienten más que hablan y hay muchas teorías conspiranoicas pero…. ¿y? ¿Eso que tiene que ver con el tema que nos atañe?

Sabemos que los medios de comunicación no son independientes, siguen directrices de bien arriba porque, si analizamos bien su estructura, nos damos cuenta de que prácticamente todos los medios de comunicaciónpertenecen a muy pocos grupos. Y si analizamos bien esos pocos grupos encontraremos esa misma élite mundial que nunca va a actuar a favor de la población sino de sus intereses, que suelen ser bien distintos. ¿O es que los medios han tratado de forma objetiva la revolución del 15-M? ¿Y qué nos han dicho sobre la verdad del atentado que cambio nuestras vidas el 11 de Septiembre en USA?. El tiempo siempre nos da perspectiva y podríamos llenar libros sobre las grandes mentiras que siempre nos han inculcado.

Se ve que ha descubierto el Sol. Sí, los medios de comunicación no son imparciales, ni objetivos, ni nada d elo que deberían ser. Pero gracias a eso que algunos, los menos, llaman “pensamiento crítico” se pueden analizar noticias de diversas fuentes, y así poder concluir algo más solido que lo que cuenta tal periodista o tal periodico.

También saca a relucir teorías conspiranoicas sobre  el 11-S, o lo mal que les sentó a algunos el 15-M y la manipulación mediática del mismo. Pero yo, aun así, insisto, ¿que quiere decirnos con toda esta parafernalia verbal? Sigamos a ver si conseguimos sacar algo en claro:

Sabemos que la ciencia oficial ha calificado de “hereje” todo avance científico. Y lo sigue haciendo. Ningún sistema energético, por eficiente que sea, podrá remplazar al gran lobby del petróleo. Los medicamentos que curan no son buen negocio y por tanto nunca prosperan. Eso sí, no dudan en promover campañas de miedo infundado, con el apoyo incondicional de los grandes medios  con sus titulares: “¡Pandemia, nos tenemos que vacunar todos!” y de costosas campañas de los gobiernos a nivel mundial para comercializar productos como la vacuna de la Gripe A.

Empezamos bien. ¿Qué es la Ciencia “Oficial”?  Para todo aquel que no lo sepa, la “Ciencia Oficial” es, lo que el común de los mortales llama “Ciencia”. En otras palabras, la “Ciencia Oficial” es ese proceso de obtención de conocimiento basado en la observación, el planteamiento de hipótesis, la experimentación y el análisis crítico de los resultados y de todo lo conocido hasta el momento. Interpretando lo que dice el texto podemos decir que lo que el autor denomina como “ha calificado de “hereje” todo avance científico” No es más que lo que él/ella ha entendido por la revisión crítica de las hipótesis y el escepticismo. Aunque podemos hallar un significado más oscuro a esa frase. Esta diciendo que la Ciencia es “oficialista”, “inquisidora” y demás calificativos por el mero hecho de haber desechado sus ideas como falsas. Lo peor de todo si esto último es cierto es que el autor, lejos de eliminar sus creencias demostradas como falsas como cualquier persona razonable haría, las mantiene como dogmas y tacha de “inquisidor”, “mente cerrada” y otros palabros bonitos cuando se cuestionan los mismos. Eso SÍ que huele a Inquisición…

Y seguimos relacionando cosas como quien no quiere la cosa. ¿Desde cuando “la Ciencia” que no es más que una forma de obtener conocimiento, es lo mismo que las compañías petroleras? Si así es, es la primera noticia que tengo. Pero no termina ahí la cosa, también vuelve a aparecer aquella de la Gripe A. Si, fue un fallo por parte de las autoridades sanitarias, pero eso no resta credibilidad a la Ciencia, pues no fue un error de la misma, si no uno humano. Y por si fuera poco también se hace alusión al tópico de la “FarmaFia” que ya ni merece la pena rebatir, pues para ello ya hay sendos posts sobre ello en la red.

Y gracias a que hay algunas personas escépticas, (pero escépticas de verdad), que no se creen a “pies juntilla” todo lo que les dicen sus políticos, lo que ven en los informativos o lo que leen en los periódicos y revistas científicas “oficiales”, gracias a ellos, digo, hemos podido tener una visión diferente a la oficial que, en muchos casos, ha logrado vencer a las mentiras e incluso en ocasiones salvar muchas vidas.  Por eso al sistema no le gusta nada la gente que se escapa del “rebaño” y para neutralizarlos han creado a los FALSOS ESCÉPTICOS.

 De aquí podemos extraer algo muy interesante. Para empezar, vamos a extraolar la defición de “escéptico” que se da:

Escéptico es aquel que no se cree a “pies juntillas” toda la información que recibe, negandola y manteniendo sus dogmas de fe

Buff… no sé, no sé, pero esto no suena a escepticismo… Revisemos lo que dice el DRAE:

escéptico, ca.

(Dellat.sceptĭcus, y este delgr. σκεπτικός).

1. adj. Que profesa el escepticismo. Filósofo escéptico. Hombre escéptico. Apl. a pers., u. t. c. s.

2. adj. Que no cree o afecta no creer. U. t. c. s.

La 1ª, que es la que nos vale, es muy poco específica, de modo que busquemos escepticismo:

escepticismo.

(Deescéptico e -ismo).

1. m. Desconfianza o duda de la verdad o eficacia de algo.

2. m. Doctrina de ciertos filósofos antiguos y modernos, que consiste en afirmar que la verdad no existe, o que, si existe, el hombre es incapaz de conocerla.

Obviando la segunda acepción, que suena a relativismo puro y duro, la primera es muy clara y concisa y, tal y como se puede observar, difiere en mucho a la definición que se da en la carta abierta. ¿Cual es la más acertada? Juzguen ustedes mismos, mientras tanto, sigamos con el análisis:

Y digo “falsos” porque, por definición, deberían cuestionarlo todo, pero no señor, solo cuestionan lo que se presenta como nuevo o alternativo. Su dogma es la ciencia, pero la ciencia establecida, cualquier avance es rápidamente rechazado y atacado violentamente. Son los mismos inquisidores de antaño que no dudaban en mandar a la hoguera al que se atrevía a cuestionar que la tierra era plana, pero adaptados a nuestra era. Sus armas son muy variadas: la intimidación, la ridiculización y el ataque “ad hominem”, curiosamente no suelen entrar a debate en el tema en sí.  

Esta es, probablemente, la parte que más me ha indignado. Una persona que se niega a admitir pruebas, que no acepta argumentación lógica y que parece obviar la “ley” de la carga de la evidencia diciendo que son el resto los que “no saben debatir”. A partir de aquí, pàradojicamente, o no tanto, utiliza las mismas armas que, según él, usan los “científicos oficialistas”, es decir, las falacias ad hominem la intimidación, la ridiculización, más insultos, etc. Este hecho es suficiente como para no seguir comentando el texto, pues los insultos, a mi parecer, no merecen comentario alguno.

Siento la extensión, pero mi indignación lo merecía.

________________________________________________
[1]:El enlace donde se puede leer la carta abierta al completo es el siguiente: http://cazadebunkers.wordpress.com/2011/10/21/declaracion-de-guerra-a-luis-alfonso-gamez-y-a-sus-pseudoescepticos-profesionales/

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: